El universo de Wes Anderson

martes, 05 de julio de 2016 
Imagen de El universo de Wes Anderson
Wes Anderson es un director y guionista estadounidense, que es reconocido por sus películas independientes con una singular estética, como “The Life Aquatic with Steve Zissou” y "Grand Budapest Hotel".
Por Melissa Sánchez / [email protected]

Es imposible ver una película del director Wes Anderson y no identificarla como suya. Su estética, estilo narrativo y el alma de sus personajes logran cautivar a cualquier persona, incluso aquellos que no están tan inmersos en el cine independiente.  

Wesley Anderson nació el 1 de mayo de 1969, en Houston, Texas. Siempre ha sido una persona curiosa. A la edad de doce años, Anderson le explicó a sus padres que tenía que irse de su casa y formar una nueva vida en París. Para convencerlos, había escrito una carta detallada de las razones por las cuales Francia tenía que ser su nuevo hogar. Sus padres, recientemente divorciados, le negaron su petición, principalmente por que todas las razones eran falsas y carentes de fundamento. 

Después de años de rebeldía, Wes logró dirigir su energía hacia el arte, filmando películas donde protagonizaban sus hermanos y él, con una cámara Super 8. Así creció su amor por la representación teatral y filmográfica de la vida real y de obras clásicas, lo cual desarrolló su habilidad para contar historias. En la Universidad de Austin, conoció a quien llegaría a ser su amigo, Owen Wilson. Juntos, han co-escrito el guión de algunas de sus películas. Wilson además es una cara recurrente en el cast de Anderson. 

Debutó en 1996, con “Bottle Rocket”, la primer visión que tenemos del universo surrealista, que crearía Wes para nosotros con las siguientes producciones. En 1998, “Rushmore” nos presenta un clásico Bildungsroman; un adolescente se enamora de una profesora y deberá competir por su atención contra uno de sus amigos. “The Royal Tenenbaums”, en el 2001, relata la historia de una familia, madre, padre y tres hijos -todos genios en diferentes áreas- que ‘casualmente’ se reúnen, en beneficio o no, del destino de esta familia. Este filme permitió que Wes se adentrara en el cine mainstream, pero siempre manteniendo su firma. Ha  dirigido luego  “The Life Aquatic with Steve Zissou” (2004), “The Darjeeling Limited” (2007), un cortometraje “Hotel Chavalier” (2007), su primer stopmotion “Fantastic Mr.Fox” (2009), “Moonrise Kingdom” (2012), otro cortometraje “Castello Cavalcanti” (2013), y “The Grand Budapest Hotel” (2014), ganadora de múltiples premios y nominaciones, incluyendo Academy Awards, Golden Globes y BAFTA Awards. 

pic

Centradas alrededor de los lazos familiares y el arquetipo del viaje y el retorno, sus películas siguen una narrativa clásica y a pesar de que cada metraje merece su mención especial, esta vez nos limitaremos a describir esas características que marcan la filmografía de Wes Anderson. 

Anderson generalmente trabaja con el mismo grupo de actores, los cuales vuelven a él por la exquisitez de su trabajo. Entre las caras recurrentes están: Bill Murray, Owen Wilson, Tilda Swinton, Jason Schwartzman, Edward Norton, Willem Dafoe y Gwyneth Paltrow

pic

Los personajes que crea Anderson son exuberantes, eternamente interesantes, bien vestidos, misteriosos y excelentemente construidos a profundidad. Entre los más destacados están Margot Tenenbaum de “The Royal Tenenbaums” y Sam Shakusky de “Moonrise Kingdom”. 

Cabe mencionar sus composiciones centradas y la increíble simetría que hay en sus cuadros. La regla de los tercios no es una prioridad para Wes ni para Robert Yeoman, su director de fotografía. Este factor se puede apreciar en  “Centered”, un video de Kogonda donde se recopilan y exponen estas escenas. 

El siguiente aspecto es la atmósfera que crea el director por medio de la saturación cromática. Para cada película existe una paleta y un patrón específicos. Este  recurso crea un ambiente vívido aunque sus películas sean un poco depresivas, además causa la percepción de que el mundo en el que sucede la película es miniatura, y surreal; una burbuja sujeta en el tiempo y ajena a los sentimientos reales. Fanáticos de su estética han sintetizado  su paleta a través de las películas en Wes Anderson Palettes

Otra característica importante de su estética es su elección de planos y movimientos de cámara. Sus largometrajes son reconocidos por las tomas de seguimiento que logran una fluidez increíble. El primerísimo primer plano y el plano cenital son parte de su estilo de narrativa. “From Above” de Kogonda reúne en menos de un minuto los planos cenitales más emblemáticos de la producción artística del director. 

Usualmente caracterizada por su ambiente setentero, la musicalización en los filmes de Wes Anderson es meticulosa,  escogida para la fracción de segundo exacto. Acompañan la profundidad de la escena y los planos escogidos, también cultivan esa sensación de un mundo alterno, al que adentra Wes a su audiencia. En este playlist de Spotify pueden encontrar la gran mayoría de canciones utilizadas en los filmes. 

No es solo su forma de capturar imágenes, sus increíbles sets, delicada escogencia de colores, o el alma de sus personajes, sino todos los pequeños detalles que Wes Anderson logra conectar para crear un producto visual y conceptualmente atractivo. 

comments powered by Disqus

Otros artículos destacados

20 Películas Imperdibles de la Década del 2000
20 Películas Imperdibles de la Década del 2000
Películas clase B que puedes disfrutar en Netflix
Películas clase B que puedes disfrutar en Netflix
Miércoles Alemanes, la nueva propuesta del Centro de Cine
Miércoles Alemanes, la nueva propuesta del Centro de Cine
Vuelve el Festival Internacional de Cine de Belice
Vuelve el Festival Internacional de Cine de Belice
Aquí la gente cuando camina baila
Aquí la gente cuando camina baila
Películas ganadoras al Óscar que podés ver en Netflix
Películas ganadoras al Óscar que podés ver en Netflix