Las aventuras de un productor de música en Costa Rica

sábado, 14 de mayo de 2016 
Imagen de Las aventuras de un productor de música  en Costa Rica
Ronnie King es un productor musical cuyo trabajo oscila desde producciones junto a Cypress Hill, Tupac Shakur, Pepper, The Offspring y Mariah Carey. En una conversación con Ronnie King, nos contó sobre su experiencia profesional y personal en Costa Rica.
Por Melissa Sánchez/ [email protected]
Ronnie King es un productor musical cuyo trabajo oscila desde producciones  junto a Cypress Hill,  Tupac Shakur, Pepper, The Offspring y Mariah Carey

Este próximo 18 de mayo, se presentará junto a  los cineastas y especialistas en sonido costarricenses, Mario Cardona y Rafael Chinchilla, en un evento organizado por Film and Animation Academy de la ULACIT.  

Lea: 'Evento reúne a especialistas en sonido reconocidos internacionalmente este 18 de mayo'

En una conversación con Ronnie King, nos contó sobre su experiencia profesional y personal en Costa Rica. 

¿Cuál es su pasión?
Mi pasión? Surfear! He estado viniendo a Costa Rica por los  últimos diez años y  surfear fue lo que realmente me trajo aquí.  Yo soy de New Port Beach,  Palm Springs, California. Tenía un amigo que vivía en Tamarindo, y me dijo que tenia que venir  a Costa Rica, especialmente por el surf. Este es el paraíso del surf. He surfeado toda la costa de arriba para abajo. Por eso me encanta Costa Rica, y también por la hospitalidad de las personas. Aquí las personas son muy muy amables.

Además, mi amigo Diego tiene un campamento de Surf en Playa Negra,Aloha Amigos.  El es muy amigo de un amigo mío, Kaleo [Wassman] de la banda hawaiana de reggae, Pepper. Yo produje sus álbumes Kona Town, en el 2002, In with the Old, en el2004,  y también  Ohana, este año.

En  viajes anterior a este, empecé a bucear con Rich Coast Diving, en Playas del Coco. Ahora me encanta. Brenda, la dueña del local, me llevó a bucear y vi  muchos peces.  Esa es mi pasión supongo, surfear.

¿ Como comenzó su profesión en la industria musical?
Bueno, ambas partes de mi familia tenían antecedentes musicales.  La familia de mi padre migró de Arkansas, que queda por el centro de Estados Unidos, hacia el oeste durante la época  en la que se estaba produciendo la película Grapes of Wrath, basada en un libro de John Steinbeck, de hecho la primer película de Henry Fonda. Mi familia estaba en la película. Y de parte de mi mamá, tocaban en las Dixiland Jazz bands  y cosas de este estilo. Entonces, todo el mundo en mi familia  es músico, pero solo yo estoy en la industria musical per se. Justo después de haberme graduado de la universidad me fui a Los Angeles, a seguir mi sueño.

Usted dice que su introducción al mundo del rap fue esencial para su carrera, ¿porque?
En el momento en el que me introduje al genero, N.W.A. estaba generando un movimiento grandísimo que  llamó toda la atención al rap de la costa oeste. De pronto, me encontré trabajando con Eazy-E y Jerry Heller, quien era el representante de N.W.A y Ruthless Records en aquel momento. Conseguí un contrato simplemente porque podía tocar el teclado, y era buen pianista. En ese momento, era el tecladista de  todos estos álbumes de rap.

La industria se fue desarrollando y comencé haciendo grabaciones con artistas de rap latino, como Kid Frost, Mellow Man Ace, Cypress Hill, y bandas como Psycho Realm.  Juntos, creamos un nuevo estilo de rap latino. Lo esencial de este momento fue que toda la atención estaba en el rap de la costa oeste, y sucedía que yo estaba ahí en el momento indicado trabajando con las personas indicadas.

Usted es reconocido por su flexibilidad en cuanto a la diversidad de géneros musicales, ¿Cómo sucedió eso?
Cerca de dos años de mi llegada a Los Angeles, me suscribieron con una empresa disquera importante Epitaph Records. Básicamente, la compañía disquera de The Offspring, Bad Religion, NOFX, Pennywise, y bueno, la lista sigue.

pic
Comencé una banda con Jack Grisham, integrante de T.S.O.L, otra banda de punk rock. Hicimos algunos álbumes, y ahí mantuvimos una carrera cerca de seis años.  Si no estaba haciendo algo relacionado al hip hop estaba ‘touring’  del lado del punk rock.  Siempre he dicho que son como diferentes caras de la misma moneda, somos excluidos de la gran masa, al no ser parte de lo normal y aceptado, hacía que ambos géneros encajaran muy bien.

¿Estaba usted buscando trabajar con esta variedad de géneros o simplemente sucedió?
En realidad, solo sucedió. Ósea, no se… Supongo que hay personas que deben pensar que tengo algún tipo de  déficit de atención. Siempre estoy en diferentes lugares, pero simplemente es que me gusta tocar todo tipo de música.  A veces,  hacía sesiones con 2Pac desde medianoche y hasta las cinco de la mañana.  Ellos no empiezan si no es tarde, claro. Pero del lado del punk rock, les gusta empezar temprano. Siempre están puntualmente a medio día. Entonces hacía grabaciones de Punk Rock,  hasta las nueve y luego me movilizaba a DeathRow Records, así era el negocio.

¿Cómo se entrelazan la amistad y la profesión en esta industria?
Ahora, puedo llamar bandas como The Offspring o 2Pac amistades. Usualmente, cuando ellos me contactaban en el pasado, era con el negocio en mente. Desarrollamos una amistad gracias al trabajo.

La diferencia  de hacer música aquí en Costa Rica es  que somos amigos primero, y después pensamos en música. Esta semana por ejemplo, tuvimos una sesión improvisada con Pedro Capmany.  Trabajar aquí es diferente, por eso me encanta.  No solo hay mucho talento emergente, sino que hay una verdadera amistad de por medio.  En Los Angeles no se dan esos vínculos.  Otra razón de por qué me encanta Costa Rica,podemos hacer cosas grandes juntos y a la misma vez divertirnos y crear cosas nuevas.

Recientemente trabajó con Mario Cardona en un proyecto, verdad?
Acabo de hacer algunos de los ‘soundtracks’ para su cortometraje El Emigrante. Turner Mojica, nuestro socio de negocios me dijo que sería una excelente idea si yo re-hacia la introducción.  Se la enseñó a Mario, y le gustó. Contraté un excelente estudio en Orange County, con un piano grandioso.  Manejamos algunas sesiones vía Skype.  Sin embargo, cuando compuse la nueva introducción de El Emigrante, Mario estaba ahí. 

Después de eso, compusimos toda una canción para Obras del Espíritu Santo, una fundación que trabajaba en brindar hogares aquí en Costa Rica. Estamos muy emocionados de ese proyecto también.

Lo más emocionante de todo este proceso fue que teníamos a Pablo Esquivel con nosotros. Compusimos la canción para Cardona juntos, pero wow. Es costarricense, tiene dieciséis años, y es pianista clásico. A los nueve años comenzó a estudiar en Juilliard School, una universidad de primera calidad en Nueva York. Todavía le quedan dos años, y después quiere estudiar en Berkley para ser un pianista de jazz. Él definitivamente es un modelo a seguir para cualquier persona que deseé tocar música. Es el claro ejemplo de que no importa de donde viene uno, si uno es bueno es bueno. Y él es excelente.

¿Qué le diría usted a los cineastas y músicos emergentes de Costa Rica?
Yo les diría que graben más escenas en la naturaleza, en la selva, en el bosque. [Se ríe.] He tenido la oportunidad de trabajar con lo mejor aquí en Costa Rica: Pedro Capmany, Luis Montalbert, Pablo Esquivel, Mario Cardona… Y he notado que todos han seguido los mismos pasos, aprender hasta ser excelentes en lo que hacen, y luego seguir su pasión. Solo eso les diría, vayan detrás de sus sueños, no escuchen a nadie y busquen su nicho.

Cortometraje "El Emigrante" de Mario Cardona
comments powered by Disqus

Otros artículos destacados

Festivales de Cortometrajes alrededor del mundo
Festivales de Cortometrajes alrededor del mundo
Netflix, rey del entretenimiento streaming
Netflix, rey del entretenimiento streaming
Entrevista a Ishtar Yasin
Entrevista a Ishtar Yasin
"Amor Viajero": el primer éxito nacional del 2017
"Amor Viajero": el primer éxito nacional del 2017
Ocho increíbles películas mexicanas que puedes disfrutar en Netflix
Ocho increíbles películas mexicanas que puedes disfrutar en Netflix
Ocho películas para ver con el corazón roto
Ocho películas para ver con el corazón roto