Muñecas Rusas: La teatralización de los afectos

lunes, 24 de noviembre de 2014 
Imagen de Muñecas Rusas: La teatralización de los afectos
Análisis de la película Muñecas Rusas por la curadora de Arte Sonoro Catalina Barrantes G.
Por: Catalina Barrantes G.

El miércoles 12 de noviembre fue estrenada “Muñecas Rusas”, una película dirigida por el cineasta costarricense Jurgen Ureña, en el marco de la celebración del Festival Internacional de Cine “Paz con la Tierra”. Una noche que dejó a la audiencia con varias preguntas rondando por la cabeza, por fortuna. 

Más allá de la polémica que se ha desatado por la decisión del jurado, que no entregó reconocimiento alguno a la película, o por la variedad de opiniones publicadas en disputa, mi valoración parte únicamente de lo que pude ver esa noche. Aquello que sucedió dentro y fuera del cine, y que a título personal, me parece valioso para poder hablar de esta producción.

“Muñecas Rusas” no es un largometraje pensado para los parámetros establecidos dentro de la narración cinematográfica, o más bien, lo que se espera en ella. ¿La historia por contar? Una serie de actrices y actores ensayan episodios, al azar, una “posible” puesta en escena en el resguardo del Teatro-Cine Variedades: “Antonio”, quien establece un romance con “Luisa”, imagina una película en donde aparecen los personajes “Elsa” y “Miguel”. A su vez, “Elsa” sospecha que “Miguel” esté enamorado de una tal “Elena”. “Luisa”, por otro lado, teme que “Elsa” y “Elena” sean producto de la realidad. Dispuestos en parejas (un hombre y una mujer) una cantidad copiosa de intérpretes recita y simula las acciones presentes en este guión ficticio. Una y otra vez.

pic


Desde lo meramente formal, la película busca establecer contrastes visuales pronunciados que van desde la disputa entre blanco y negro; luz vs sombra; “niebla” vs imagen nítida, etc.  Sin embargo, es el elemento del “espejo” el que me provoca mayor interés, no sólo por formar parte de la utilería escénica, sino que también se reinterpreta en la construcción de la imagen como tal: la repetición de los mismos diálogos a través de diferentes voces y rostros, las imágenes grabadas que se superponen una sobre otra, o el efecto “caleidoscopio” que adquieren estos actores multiplicados al reflejarse en el espejo.

Antes de citar a autores, cineastas o personajes reconocidos en el ámbito de la producción cultural, o dedicarme únicamente al aspecto sintáctico de la producción, sólo me remitiré a mi experiencia directa esa noche. Porque lo realmente valioso, fue que “Muñecas Rusas” no era más que un espejo, un caleidoscopio de realidades que reflejaban las actitudes del público mismo. Así como estos dúos actorales repetían frases trilladas de amor, cargadas de manierismos y a veces, hasta silencios encubridores, las mismas personas que hacían una fila multitudinaria para entrar al cine Magaly esa noche, repetían el mismo esquema de las frases hechas para “conquistar” al otro. Observé con sumo detalle lo que aconteció durante la proyección del filme. De más está decir que a primera entrada, nadie estaba preparado para lo que estaba pasando. Habían demasiados personajes representando un mismo papel, demasiados diálogos que se repetían una y otra vez sin sentido. Todo apuntaba a que la historia no iba para ningún lado. Como la vida misma. Como la misma cantidad de parejas que se atraviesan por la vida dejando improntas, algunas menos profundas que otras. Repitiendo el mismo guión de los afectos. Asumiendo roles. Una y otra vez. 

Si bien no es la película que el público esperaba, poco se distanciaba de la realidad próxima que tenía al estar sentada con las personas que veían este filme. Más que una “obra de teatro” o un “documental” (como el mismo director así lo califica), la película es un estudio de la teatralización de los afectos. Una forma de aprender a observar las relaciones amorosas desde la ficción de los afectos. Entonces, ¿qué es esto? ¿Una película? ¿Una grabación de una obra de teatro? ¿Un documental? Porque en este sentido existe una paradoja realmente valiosa: aquello que “es” y “no es” a la vez. Un cine proyecta una película que no busca ser una película tradicional, que repite diálogos y personajes de forma intermitente sobre la pantalla y que por si fuera poco, fue grabada en los límites de un “teatro-cine” en deterioro.  Una historia (de amor) que “es”, sin serlo. Un amor que vive de un sentir falso. Repetitivo.

Por esta razón, agradezco el esfuerzo fílmico realizado por plasmar tantas dudas y verdades esa noche. “Muñecas Rusas” es un filme que reta al espectador a generar sus propias dudas e interpretaciones, no como limitantes, sino como una posibilidad. Y dentro del marco de este festival, se vuelve un esfuerzo (de más está decir) valioso. Que el cine Magaly haya abarrotado los espacios esa noche, con espectadores deseosos de poder observar qué clase de cine se gesta en el país, es una forma de gritar la valía que tienen la producción artística en Costa Rica. La gente quiere consumir estas producciones. Y que esta película se haya salido de los esquemas deseados, también es una forma de decir que sí, el cine es una posibilidad en Costa Rica, pero que también un producto artístico puede ser capaz de generar pensamiento crítico e inquietudes muy valiosas en el público. 

Enhorabuena. Hay mucho que preguntarnos dentro y fuera de la ficción del cine. 

A ver hacia dónde nos llevan estas relaciones basadas en el simulacro... A observar qué acciones predominan sobre los discursos “legítimos”. Ver más allá de lo que ofrece la mirada. Ver más allá de lo que ofrece un país y sus “limitantes”. Ser esa clase de espía.
comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

Oportunidad para cineastas en Panamá Film Lab
Oportunidad para cineastas en Panamá Film Lab
Preámbulo última semana de junio
Preámbulo última semana de junio
Río Sucio de Gustavo Fallas seleccionado en taller de Cannes
Río Sucio de Gustavo Fallas seleccionado en taller de Cannes
CRFIC17 impulsa formación para cineastas centroamericanos
CRFIC17 impulsa formación para cineastas centroamericanos
Festival Enfocus prepara motores para iniciar su tercera edición
Festival Enfocus prepara motores para iniciar su tercera edición
Filme tico MEDEA busca fondos para producción
Filme tico MEDEA busca fondos para producción