Apreciaciones sobre el Festival

lunes, 17 de noviembre de 2014 
Imagen de Apreciaciones sobre el Festival
Una crítica sobre el Festival de Cine Paz con la Tierra.
Por: Silvia García-Solís/[email protected]

F
inalizada la edición de un Festival, viene a ser deber del crítico cinematográfico realizar un análisis del mismo. La crítica, y por ende el papel del que ejerce la función de apreciación no se limita al ejercicio del análisis exclusivo de las películas en competencia y muestra. Este, el crítico, al asistir a la totalidad de un Festival, tiene el compromiso de generar un diálogo con las mismas instituciones, encargados y realizadores, así como con colegas para aplaudir los aciertos, exponer  las carencias y procurar una visión objetiva del mismo.
 
El pasado sábado 15 de noviembre concluyó la tercera edición del Festival Internacional de Cine “Paz con la Tierra” el cual se caracterizó por un aumento de la asistencia. No hay duda que el público costarricense se ha vuelto más exigente con respecto a lo que se presenta en pantalla, tanto nacional como internacionalmente. Y de igual manera el mismo público pide nuevos y mejores espacios alternativos a las cadenas de cines multinacionales. En este caso dos fueron las sedes de proyección: el Cine Magaly y la Sala Garbo, ambos espacios históricamente promotores del cine alternativo, pero con la desventaja de la distancia entre uno y otro. Lo que resultó en la dificultad de asistir a dos proyecciones en una misma noche. Es de considerar el Cine Variedades, ahora propiedad del Estado, como un espacio idóneo para futuras ediciones.
 

Lo Internacional
 
La programación internacional del Festival permitió el acceso a cine  que de otra manera sería inasequible en la pantalla grande en el país. Filmes como “Like father, like son” de Japón, “Sepideh” de Dinamarca, “Omar” de Palestina, “Tales”de Irán o “Party Girl” de Francia son algunos ejemplos dentro de las más de treinta películas que se presentaron durante los ocho días del Festival. La marcada reducción en cantidad de películas con respecto a ediciones anteriores, de 120 el año anterior a 70 este año, es una mejora. Significa una búsqueda más detallada de filmes, y una preocupación por una selección final con un nivel de proyección en par con festivales de renombre y la posibilidad de asistir a mayores proyecciones por parte del público. Aún así debe considerarse reducir todavía más el número de filmes presentados, o mejor aún ampliar los días del festival, inclusive considerándose proyectar dos veces las películas, permitiendo dinamizar y aumentar la asistencia de un público en crecimiento.
 
La presencia de reconocidos realizadores internacionales y profesionales de la cinematografía permito a realizadores, estudiantes y público empaparse de primera mano con figuras exclusivas. Los talleres y conferencias ofrecidas por el Festival fueron uno de los puntos más altos del mismo. La preocupación genuina por parte de la organización para generar diálogos a nivel internacional y permitir al gremio audiovisual un acercamiento a la formación continua permitió que figuras como el renombrado crítico brasileño José Carlos Avellar, el distribuidor Carlos Gutierrez, el sonidista Alejandro de Icaza y la directora Patricia Astorga Riestra entre otros compartieran su conocimiento.

 
Lo Nacional

Se debe considerar que la selección se ve condicionada por el número de producciones realizadas en el umbral de la recepción de filmes. Lo que explica la reducida participación con solamente tres seleccionados para la competencia de largometraje de ficción: "Rosado Furia" de Nicolás Pacheco, "Muñecas Rusas" de Jurgen Ureña y "Espejismo" de José Miguel González. Las tres películas tienen carencias, especialmente técnicas, pero  deficiencias que pueden solventarse en futuras producciones, tanto de los mismos realizadores como de nuevos. Tan dispares entre sí, tanto en contenido como en forma, en lo que sí coinciden es en desmarcarse de la etiqueta de “cine tico”. Agradablemente nos alejan de los escenarios y tratamientos costumbristas que estamos cansados de ver, y hablan en un lenguaje universal sobre temas universales. Es ahí donde se agradece no solo al cineasta sino al Festival, que a diferencia de otros años, se toma lo de Internacional más en serio a la hora de la escogencia.
 
Al contrario de la universalidad de los largometrajes de ficción, los documentales mantuvieron una localidad predominante, aspecto que funciona muy bien para el género, pero impide a un público internacional relacionarse con los temas y contexto presentado.  Los documentales fueron excelentes muestras de una o más realidades presentes en Costa Rica, pero los realizadores debe considerar más la globalidad del medio a la hora de buscar una historia que relatar.

Los premios

El premio, debe entenderse más como un requisito a cumplir que una meta en sí mismo.  Y las elecciones realizadas por el jurado hablan más de ellos mismos que de los largometrajes premiados.

El que cinco de los premios a nivel de competencia nacional hayan sido declaradas desiertas denota que la abundante lista de categorías en un festival pequeño solamente acentúan las falencias del mismo y del estado de la producción nacional. Si lo que se busca es el mejoramiento y avance a través del juzgamiento por parte de un equipo de especialistas, debe iniciarse por contextualizar el Festival mismo, donde se cree una lista de categorías acorde al momento presente de la realización costarricense. Las carencias técnicas, de forma y fondo, en las realizaciones pueden indicarse y solventarse a través de diferentes canales de comunicación, y no por medio de categorías desiertas que deslucen el Festival dentro y fuera del país.

¿2015?

Sin duda se denota el cambio de administración tanto en el Centro de Cine como en el Ministerios de Cultura, dos entidades que finalmente incorporaron nuevas generaciones a la realización del Festival, avanzando cada vez más hacia el establecimiento de un Festival que se percibe y vive más sólido.

Es importante que se considere dejar de lado el indicativo de “Paz con la Tierra” que ha perdido su principio generador en el Festival y limita en demasía las posibilidades de exhibición. El festival ya tiene madurez suficiente para mantenerse como Internacional sin necesidad de categorizar lo que se presente en el.

Puede decirse que el Festival Internacional de Cine Costa Rica 2014 fue un gran éxito, promoviendo acercamientos en la industria y lo más importante, aproximando al público al cine, el buen cine. Ahora solo resta esperar a la edición 2015, y esperar que las cabezas que deciden sobre el mismo tomen en consideración estas y otras apreciaciones del Festival.

comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

Apreciaciones sobre el Festival
Apreciaciones sobre el Festival
Dos Aguas se presentará en Festival de las Américas en Texas
Dos Aguas se presentará en Festival de las Américas en Texas
“El cine te da esa posibilidad de soñar e inventar una realidad”
“El cine te da esa posibilidad de soñar e inventar una realidad”
Panoramica: Paz Fábrega y su estreno mundial en Tribeca Film Festival
Panoramica: Paz Fábrega y su estreno mundial en Tribeca Film Festival
Ya Enfocus tiene sus finalistas
Ya Enfocus tiene sus finalistas
"Cine y Democracia" se prepara para sus siguientes 3 fechas
"Cine y Democracia" se prepara para sus siguientes 3 fechas