Muñecas Rusas

viernes, 14 de noviembre de 2014 
Imagen de Muñecas Rusas
Jurgen Ureña juega en todo momento con el espectador, con su agudeza para descifrar lo que ve en pantalla, para aceptar su propuesta y descifrar su argumento (que lo hay), sin temor de que los asistentes abandonen la obra en la mitad de su camino.
Por: Cesar Andrés Mena Torres

Jurgen Ureña juega en todo momento con el espectador, con su agudeza para descifrar lo que ve en pantalla, para aceptar su propuesta y descifrar su argumento (que lo hay), sin temor de que los asistentes abandonen la obra en la mitad de su camino: su película tan minimalista en cuanto a escenario, con sonidos tan bien definidos y que como él mismo la menciona, es tan rara, yo le agrego tan íntima y diferente. 

De este trabajo hay que decir tres cosas que están presentes de forma inherente al filme. La primera que es una obra de evidente corte experimental, el realizador tuvo una libertad total para realizarla sin saber qué estaba haciendo y qué le iba a salir. Esto trae consigo el segundo punto: que es un trabajo sumamente personal, gestado y desarrollado con una visión teatral donde el realizador expone dudas y una crisis de su personaje principal, tanto personal como de su obra.

Por último hay que ver a Muñecas rusas como una práctica, radical por supuesto, donde Ureña explora con distintas escenas, juega con movimientos de cámara, con un escenario reducido, con la imaginación del espectador y radicaliza la experiencia de ver cine. Hay que alabar que en un país donde cuesta hacer películas, Ureña lo haya hecho a su antojo, como vía de escape momentáneo de otro proyecto que en la actualidad está a punto de concluir.

El filme se plantea también como un reto para el elenco, un grupo actoral bastante grande que llegaba al plató sabiendo muy poco sobre lo que iban a representar, con un guion construido sobre la marcha y con improvisaciones. Varios actores interpretan un mismo personaje durante ciertos momentos del metraje, lo que vuelve confuso el relato, sentimiento acorde con lo que percibe el protagonista -real- del film.

Se está evidentemente ante un trabajo atípico: es una propuesta que es concebida por el deseo de hacer cine, de probar los recursos y qué se puede hacer; una obra con claros y oscuros que cuesta clasificar, además de irrepetible.
comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

‘Lucky’: 90 años, es la vida y un viaje
‘Lucky’: 90 años, es la vida y un viaje
Violeta al fin dirigida por Hilda Hidalgo es seleccionada en festival brasileño
Violeta al fin dirigida por Hilda Hidalgo es seleccionada en festival brasileño
Amma Asante: “Me considero mejor directora que actriz”
Amma Asante: “Me considero mejor directora que actriz”
Annency Festival 2018: Latam
Annency Festival 2018: Latam
Trailer "Viaje" - De Paz Fábrega
Trailer "Viaje" - De Paz Fábrega
Cortometraje de Miguel Gomez promociona campaña contra el abandono infantil
Cortometraje de Miguel Gomez promociona campaña contra el abandono infantil