Dólares de Arena

lunes, 20 de abril de 2015 
Imagen de Dólares de Arena
Es una historia tan antigua que parece imposible encontrar nuevas formas de contarla
Por Silvia García-Solís/[email protected]
Es la historia sin fin. La colonización del Siglo XXI: dinero blanco a cambio de carne oscura. Es una historia tan antigua que parece imposible encontrar nuevas formas de contarla, sin embargo Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas logran con Dólares de Arena dar una nueva mirada a un tema eterno.

Esta coproducción méxico-dominicana es antes que nada, una historia de amor. Podría desde una perspectiva simplista, pensarse que la prostitución es el tema central del filme, pues prácticamente desde la primera escena de Noelí, una de las protagonistas, se infiere que esta vive de su cuerpo. Pero es al aparecer Yeremi, el novio de Noelí, y la segunda protagonista, Anne, que no queda la menor duda que el amor es el centro del universo de Dólares de Arena.

Noelí ama a Yeremi, pero también mantiene una relación de tres años con Anne. Yeremi sabe de esta relación, y la acepta, pues prácticamente ambos viven del dinero que Anne le facilita a Noelí. Anne quiere llevarse a la joven dominicana a Francia, y esta anhela emigrar para enviarle dinero a Yeremi. Los directores alisan las aristas del habitual triángulo amoroso para transformarlo en un círculo, donde los motivos de cada integrante impulsados por el amor desdibujan los roles tradicionales llevándonos a dudar de quien utiliza a quien. 

pic


Si Ulrich Siegl y su Paradise: Lost nos expusieron la cara degradante de esta historia perpetua; Guzmán y Cárdenas arrojan una luz hermosamente realizada sobre la otra cara.   La relación de las mujeres, a pesar de poder calificarse de cliente-prostituta, transita por terrenos afectivos que enmarañan las transacciones, y sus interacciones son delicadas y amorosas No hay duda que Noelí se conduce diferente cuando esta con “la Doña”, y que busca en esta no solamente un beneficio económico. Y Yeremi quien superficialmente parece guiarse por conductas machistas y fungir en parte como proxeneta de Noelí, siente suficiente amor por ella como para tomar decisiones que mudan su vida, y la historia de todos.

La dualidad del amor es acrecentada por el escenario doble y contrastante. Por una lado el paraíso aislado de Las Terrenas en la región dominicana de Samaná donde se suceden los encuentros de Anne y Noelí, cargados de música clásica y delicados detalles; y por otro el pueblo del lugar donde esta vive con Yeremi, plagado de carencias, y dominado por la bachata sensual. Ambos espacios ejercen un poder sobre las protagonistas, especialmente Noelí, quien transita entre los dos lugares y se transforma conforme pasa más tiempo en cada sitio.

La actriz natural Yanet Mojica logra adueñarse de Noelí y demostrar con naturalidad la compleja psique de una chica que se debate entre el amor en un presente duro y un futuro prometedor junto a Anne, magistralmente vivida por Geraldine Chaplin, quien tiene la capacidad de demostrar solamente con una mirada la vulnerabilidad emocional que su personaje padece. Chaplin carga con la fuerza emocional de la película, y logra elevar la história cuando esta tiende a perder energía. 

pic


La sencillez de lenguaje y narrativa establecida por los directores, así como el desenvolvimiento de los personajes a un ritmo gradual, permite develar las complejidades del amor de los protagonistas en una cadencia propia que solamente funciona en un filme como este. El valor agregado de una producción impecablemente realizada, recae en como a pesar de contener dentro de la historia temas que podrían resultar escabrosos para ciertos públicos como las relaciones homo y bisexuales, el sexo en la tercera edad o la cuestión racial, pasan a segundo plano desplazados por el tema central del filme: el amor. 

Lo anterior solamente es posible gracias a la claridad de Israel Cárdenas y Laura Amelia Guzmán sobre la forma y fondo de la historia que desean contar, misma que se evidencia en una puesta en escena pertinente, el apropiado manejo de actores, tanto experimentados como noveles, y la decantación de todo lo que conlleva una producción ambiciosa en una industria en crecimiento a través de un proceso que se siente y se refleja en pantalla como natural. Dólares de Arena es, sin duda, una pequeña obra de arte.
comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

Los finalistas para el DOCTV Latinoamérica están elegidos
Los finalistas para el DOCTV Latinoamérica están elegidos
Redescubrí Netflix con su nueva función de previsualización
Redescubrí Netflix con su nueva función de previsualización
Un Art City Tour de película
Un Art City Tour de película
Canal 13 da espacio a la serie documental tica ‘Bitácora abierta’
Canal 13 da espacio a la serie documental tica ‘Bitácora abierta’
Cine UCR inicia sus ciclos 2015
Cine UCR inicia sus ciclos 2015
El cine estará presente en Osa con el Festival de las Esferas
El cine estará presente en Osa con el Festival de las Esferas