Focos sobre: Medea, Selvajaria y el “cine observacional” de Frederick Wiseman

viernes, 11 de mayo de 2018 
Imagen de Focos sobre: Medea, Selvajaria y el “cine observacional” de Frederick Wiseman
Una selección semanal de noticias, reseñas, entrevistas y otro material relevante para entusiastas del cine.
Por Luciana Gallegos | [email protected]
Para leer

- “Con el fotógrafo le dije que no quería una película que se viera bonita, quería esa sensación de incomodidad también en la imagen. Decidimos no usar ni frontal ni completamente lateral el cuadro, sino a 15°, es una leve torcedura de la imagen. Otra decisión fue posicionar a los personajes alrededor de la protagonista, que fueran una especie de ruido. Así como no se ven los otros, estos no quieren ver lo que sucede. Tapamos la mirada de los otros.” Así se expresa Alexandra Latishev, directora de Medea, al ser entrevistada por Yoshua Oviedo. Sobre ciertas posturas institucionales del país, ella agrega: “Yo no sé si hubo censura, creo que hay una enorme ignorancia. Había un jurado enorme y me parecían anticuados, que no tenían relación con otro perfil de películas y no se dan cuenta de lo que se está haciendo en el resto de Latinoamérica. La propuesta de la película era arriesgada no solo a nivel temático sino narrativamente. Hay mucha ignorancia con el lenguaje, no tienen contacto con el cine que se está haciendo afuera, por lo que tienen criterios anticuados” [Yoshua Oviedo, Krinégrafo].

- Flavio Lira vio Love, Simon (Greg Berlanti, 2018) y, según una publicación, salió del cine “hecha una bola de odio”. Al respecto, afirma: “Básicamente una comedia romántica adolescente protagonizada por un chico gay y vendida como una novedad gigante dentro del cine mainstream. No lo es por varias razones, entre otras porque su conflicto principal (la salida del armario) ya fue visto ochenta millones de veces. Pero, como dice Mirtha Legrand, el público se renueva, así que hay que repetirse, y en todo caso, ese no es el mayor de los problemas de la película” [Flavio Lira, Revista Film].

- Como parte de su cobertura de Cannes, dos críticos intercambian correspondencia públicamente, en Notebook. En la primera entrega, Daniel Kasman le escribe a Lawrence García. Entre otros asuntos, incluida la controversia Cannes vs. Netflix, Kasman resalta la elevada presencia de talentos emergentes, así como otros cineastas esperados. Personalmente, destaca sus ganas de ver el segundo largometraje de Bi Gan, director de Kaili Blues, y Diamantino, de Daniel Schmidt y Gabriel Abrantes [Daniel Kasman, Mubi].

- “En efecto, en el cine del hoy octogenario director, poseedor de una impresionante filmografía de casi cincuenta títulos –a razón de más o menos un título por año desde su debut en 1967–, no hay voces en off que describan las acciones o sus contextos, ni música “extradiegética” que conduzca las emociones del espectador hacia ningún terreno en particular; tampoco entrevistas de ninguna clase y menos aún montaje de materiales de archivo que ubiquen o profundicen la experiencia cognitiva de la audiencia sobre los sitios que Wiseman (Boston, 1930) ha decidido explorar. El suyo es puro cine directo –como se le llamó a la versión estadounidense del cinéma vérité, que a partir de los 60 cambió el panorama del documental en ese país”. Gustavo E. Ramírez escribe sobre Frederick Wiseman, cuyos trabajos han sido descritos como “cine observacional”, en contra de los deseos del director, quien piensa que esa categoría “reduciría una película a un mero acto de registro para convertirla en un ‘documento antropológico’, desestimando el poder de la toma de decisiones en ella y, en suma, simplificando el arduo proceso de construir un filme con una estructura dramática y narrativa” [Gustavo E. Ramírez, Icónica].

- “Vale la pena mencionar que, en ese tipo de análisis, los talentos de Andreia y Leid son completamente olvidados. Como si no fueran actrices increíbles, y más bien estuvieran ahí para cumplir algún tipo de agenda política, por ejemplo, de activismo feminista. Nadie hace cine para salvar el mundo”. La directora brasileña Juliana Antunes conversa sobre su debut, Baronesa (2017), el complicado ambiente para las cineastas mujeres en su país y sus planes a futuro [Ela Bittencourt, Mubi].

- “Tanto el hombre como su trabajo parecen plagados por la misma indecisión melancólica, y favorecidos por la misma delicadeza vulnerable. En escenas recurrentes, el apuesto, introvertido, Khalid [Khalid Abdalla] visita a su madre moribunda en el hospital, alimentándola con rodajas de manzana y cuestionando por qué cubre su cabello; piensa excesivamente sobre Laila (Laila Samy), una exnovia que decidió irse del país [Egipto]; se prepara para mudarse de su apartamento y, en una subtrama marcada por un humor mordaz, visita otros espacios con un agente inmobiliario”. Imogen Sara Smith comenta In the Last Days of the City (2016), un largometraje donde Tamer El Said confunde documental y ficción, mientras retrata ciertos hechos políticos o violentos con cierta distancia. La escritora, además, reseña brevemente otros dos documentales—Central Airport THF (2018), de Karim Aïnouz, y The Image You Missed (2018), de Donal Foreman—donde también se explora ese impulso por registrar algo tan huidizo como la experiencia de una ciudad o un espacio en un momento dado [Imogen Sara Smith, Film Comment].

Para esperar

Luego de su trilogía, Las mil y una noches (2015), el portugués Miguel Gomes planea regresar con otro proyecto de adaptación libre, Selvajaria. En esta ocasión, el texto de inspiración es Los sertones (1902), del autor brasileño Euclides da Cunha, sobre la Guerra de Canudos, un evento histórico sucedido en Brasil a finales del siglo XIX. “Durante casi dos años hemos escrito y reescrito el guión, intentando adaptar toda la condenada cosa,” dijo Gomes. “Pero nunca conseguiríamos suficiente dinero para grabar la película adecuadamente. Así que el guión final no es una adaptación completa del libro” [Film Comment].

Para ver

Un breve ensayo en el que Luís Azevedo aborda la enigmática figura de Orson Welles. “Centralmente, en este ensayo audiovisual hay un compromiso que juega con el pasado y el presente a través de un sistema de edición no lineal. Difícilmente podría pedirse una fuente de trabajo mejor que una obra cultivada con total indiferencia por la linealidad temporal”.



Medea continúa en cines costarricenses, gracias a la distribución de Pacífica Grey.



La sección Focos sobre está inspirada en Rushes, de Mubi, y Sentences, de Vox.
comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

La batalla de los videoclubes por sobrevivir
La batalla de los videoclubes por sobrevivir
Muñecas Rusas: Entretener e Interesar
Muñecas Rusas: Entretener e Interesar
Chica de Humo
Chica de Humo
IFF PANAMÁ: el Portal Iberoamericano 2016
IFF PANAMÁ: el Portal Iberoamericano 2016
Festival Internacional de Cine por la Transparencia llega a Costa Rica
Festival Internacional de Cine por la Transparencia llega a Costa Rica
Sea parte del mundo audiovisual con la Escuela deleFOCO
Sea parte del mundo audiovisual con la Escuela deleFOCO