El cine chileno con Fábula

miércoles, 07 de marzo de 2018 
Imagen de El cine chileno con Fábula
No (2012) fue el primer largometraje de Chile nominado a un Oscar como Mejor Película Extranjera. Una mujer fantástica (2017) se convirtió en el primer largometraje chileno en ganar en esa misma categoría. ¿Qué tienen estas películas en común, además de su nacionalidad? Fábula.
Por Luciana Gallegos | [email protected]
Foto: The Hollywood Reporter
No (2012) fue el primer largometraje de Chile nominado a un Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera. Hace tres días, Una mujer fantástica (2017) se convirtió en el primer largometraje chileno en ganar en esa misma categoría. Por su parte, Joven y Alocada (2012) ganó el premio a Mejor Guión en la Competencia Internacional de Drama durante el Festival Sundance; El Club (2015) ganó en cuatro categorías del Premio Iberoamericano de Cine Fénix; y Nasty Baby (2015) ganó el Premio Teddy, otorgado durante el Berlinale a la mejor película de temática LGBTQI. ¿Qué tienen estas películas en común, además de la nacionalidad de sus realizadores? Entre otras cosas: Fábula.

Fábula es una empresa chilena de producción audiovisual creada en el 2003 por Pablo Larraín y uno de sus hermanos, Juan de Dios. Como muchos de sus familiares, Pablo Larraín originalmente tenía pensado estudiar derecho. Pero comenzó a apreciar el cine, en parte gracias a una profesora que proyectaba películas alemanas en el comedor del colegio. Así se familiarizó con Werner Herzog, Fritz Lang, F. W. Murnau y Wim Wenders. Pensó en ser actor, pero la comodidad en ese puesto le resulta casi nula: “Me siento demasiado cobarde como para estar delante de una cámara. Siempre me consideré más raro que lindo”. Decidió dirigir. La primera película producida por Fábula fue Fuga (2006), su debut como director. Además de su oficio, otro rasgo que lo distingue de algunos de sus familiares más conocidos, como suele ser señalado en perfiles o entrevistas, es su posición política. Mientras sus padres han formado parte de partidos o gobiernos de derecha, Larraín critica esa posición política. Considera, entre otros puntos, que “los gobiernos de derecha —no solo el de Chile—, carecen de interés en la cultura, revelando una falta de conocimiento que les impide disfrutar cualquier producción cultural”.

Variado inventario

Desde su creación, Fábula ha producido casi una veintena de largometrajes. Los propios de Pablo Larraín, como Tony Manero (2008), Post mortem (2010) y No (2012), una trilogía no planificada como tal, en la que el director aborda el caos y el conflicto durante la dictadura de Pinochet. También El Club (2015), una película ambientada en un pueblo costero donde un grupo de sacerdotes con pasado delictivo intenta esconderse, cuyo ritmo inicial es algo pausado, hasta que la tensión y el desorden aumentan. Finalmente, dos retratos atípicos de personajes históricos, centrados en momentos íntimos o delirantes (“Y yo siento que la memoria, en general, es mucho más desordenada y caótica, y que los recuerdos se van organizando a partir de cómo uno quiere que sea el presente”): Neruda (2016) marcó la segunda vez que Larraín trabajó con Gael García Bernal, luego de No, mientras Jackie (2016), protagonizada por Natalie Portman, fue su primera película en inglés, ambientada completamente fuera de Chile.

deleFOCO Comunidad AudiovidualJuan de Dios Larraín (productor), Francisco Reyes (actor), Daniela Vega (actriz), Sebastián Lelio (director), Pablo Larraín (productor), cuya película Una mujer fantástica ganó el Oscar en la categoría de Mejor Película Extranjera [Foto: paula.cl]

Fábula ha sido productora de largometrajes de otras figuras conocidas del cine chileno. Entre ellos, Sebastián Silvia, cuya transición hacia intercambios culturales entre lo norteamericano y lo chileno comenzó con Crystal Fairy & the Magical Cactus (2013), cinta algo improvisada donde Michael Cera y Gaby Hoffmann interpretan personajes de viaje en Chile, y continuó con Nasty Baby (2015), situada en Brooklyn, protagonizada por Kristen Wiig, Tunde Adebimpe y el mismo Silva. Dentro de la filmografía de Sebastián Lelio, la empresa ha producido El año del tigre (2011), Gloria (2013) y, más recientemente, Una mujer fantástica (2017), la mencionada ganadora de un Oscar, cuya protagonista es una mujer trans. Otra directora asociada con Fábula es Marialy Rivas, mayormente conocida por Joven y alocada (2012), inspirada en un blog homónimo de Camila Gutiérrez, quien también participó en el guión, película que presenta algunas viñetas de la experiencia de una mujer joven bisexual, con familia evangélica, en tiempos de Internet y Javiera Mena.

Asimismo, la productora se ha involucrado en varias series de televisión, entre ellas Prófugos, de HBO, y dos versiones seriales de No y Neruda, de Larraín. Con Fábula TV, la intención es desarrollar aún más proyectos en este ámbito, desde “docurealities” locales hasta programas quincenales por YouTube o coproducciones regionales de gran presupuesto. Paralelamente, desde el inicio otra área de trabajo de la empresa ha sido la publicidad; han producido centenas de anuncios para marcas chilenas o transnacionales (difícil no pensar en el mundo retratado en No, donde según Larraín se muestra cómo la movilización en contra de la dictadura de Pinochet “también fue construida por personas que vendían tallarines y Coca-Cola”).

Planes internacionales, angloparlantes

Recientemente, en setiembre del año pasado, los hermanos Larraín inauguraron una oficina en California, Estados Unidos (“el país que pasa metiendo su nariz en mi país”, dijo una vez Pablo). Su intención es producir cine en inglés, principalmente “para cineastas originarios de América Latina y Europa. En otras palabras, ser una especie de ‘nexo’ entre los realizadores y la industria norteamericana”. Ellos mismos van a desarrollar el remake de Gloria, película de Lelio. El mérito artístico de una película es una cuestión abierta, debatible. Premios como los Oscar o festivales como el de Berlín no son autoridades incuestionables, ni la última palabra, ni el único horizonte. Como dice Marialy Rivas, “hay muchos realizadores que desarrollan grandes proyectos alejados del camino del certamen californiano”. Sin embargo, es innegable que que una nominación o un premio de la Academia representa visibilidad, reconocimiento y potencial (incluso potencial presión política,legislativa), así como es innegable que Fábula ha desempeñado un importante rol en el cine chileno reciente.
comments powered by Disqus

Otros artículos destacados

Preámbulo: dos años de educar sobre cine
Preámbulo: dos años de educar sobre cine
El cine chileno con Fábula
El cine chileno con Fábula
"Amor Viajero": el primer éxito nacional del 2017
"Amor Viajero": el primer éxito nacional del 2017
Series y Películas de Thrillers Psicológicos en Netflix
Series y Películas de Thrillers Psicológicos en Netflix
Cantautora costarricense en la gran pantalla
Cantautora costarricense en la gran pantalla
Tarde será una película de chicas que luchan contra la sociedad
Tarde será una película de chicas que luchan contra la sociedad