Un Art City Tour de película

viernes, 19 de septiembre de 2014 
Imagen de Un Art City Tour de película
A pesar de la lluvia, San José vivió una noche de museos, artes, moda y cortometrajes

El reloj marcaba las 4:58 de la tarde, una fila de lucecitas rojas se apoderaba de las calles empapadas por la lluvia de la época que amenazaba con atrasarme la velada planeada desde hacía días. La penúltima edición del Art City Tour me invitaba a llegar y yo, ansiosa por recorrer las salas de algunos de los museos que el programa tenía entre sus páginas, solo podía soñar despierta, pedirle a la lluvia que cediera y que el tiempo se deslizara despacio por los relojes de quienes dirigían la actividad. 


Primera parada: Museo de Arte y Diseño Contemporáneo. El magnífico portón negro nos daba la bienvenida con solo una de sus puertas abiertas, la cual era responsable de recibir a una oleada de personas risueñas, enojadas, abrigadas y sobre todo mojadas quienes ansiaban tanto como yo entrar y disfrutar del acogedor museo y sus exposiciones. 


Caras desconcertadas por la abstracta y modernísima exposición, cámaras captando algunas obras y algunos momentos memorables de quienes las portaban era el común denominador del primer recorrido. Había quienes apreciaban cada centímetro de las obras, con dudas o sentido crítico, no supe determinar bien sus miradas, y había quienes apenas se fijaban en el nombre del artista expuesto. 


A las 5:30 salía la primera buseta hacia la siguiente parada del recorrido, yo dispuesta a no atrasarme más, corrí a la puerta y tomé el último campo de lo que perfectamente podría llamarse un “sauna móvil”. 

pic


Segunda parada: El museo de Jade. Al hacer el recorrido no supe qué disfrutaba más la audiencia, si el recién construído edificio, o cada una de las históricas piezas. Verdes, brillantes y algunas con figuritas intimidantes, sacaban sonrisas y uno que otro suspiro de asombro al ver que de nuestra tierra se sacaban tales obras de arte. 


Al salir del museo que todavía huele a nuevo, me percaté que mi sombrilla se había perdido en una de las cubetas instaladas en la entrada para “guardarlas” y proteger el piso de las resbalosas gotas. Me sumergí en la negra cubeta y por un momento sentí que nadé entre varillas “saca ojos” y mangos curvos de madera y plástico. Ya con la sombrilla entre mis mojadas manos vi cómo la buseta se iba sin mí a la siguiente parada. 


Tercera parada: Museo Calderón Guardia. Para mi dicha, otra buseta llegó rápidamente y me llevó consigo a una de las casas más hermosas de Barrio Escalante. Una exposición del artista costarricense Fausto Pacheco era la protagonista y las paredes cargadas de paisajes de nuestro país hacía de la casa una cápsula viajera en la que todos estábamos dispuestos a permanecer por el tiempo que fuese necesario.


Ya con menos lluvia abrí el programa del tour y descubrí que a pocas calles se exponía arte callejero y un cortometraje de alguna edición pasada del shnit International Shortfilmfestival. 


pic


Cuarta parada: Casa Batsú. Al llegar a esta vecina casa es imposible ignorar los años acumulados en sus pisos de madera, impecables y preparados para apuñar muchos más. El contraste entre lo antiguo de la casa y lo moderno del arte callejero hacía de este nuevo escenario un espacio único y cargado de un fucsia dispuesto a hacernos olvidar el frío externo. El cine gratis del shnit, atrapó a más de uno y lo dejó ansioso por el inicio de la nueva edición que viene en octubre en el cine Magaly. 


Cargada de la energía fucsia me subí a la siguiente buseta que se dirigía hacia Zapote, y cada vez más cerca del final del recorrido. 


Quinta parada: Universidad Véritas. Un frío aguacero no me quitó las ganas de bajarme en la que sería una de las paradas más importantes en materia audiovisual. El shnit por su lado me invitaba nuevamente a sentarme y disfrutar de un cortometraje, esta vez en una cómoda butaca y oscuro auditorio.


Una exposición de fotografías increíbles en uno de los pisos de la universidad y una última parada en San José, hizo que me levantara de mi confortable asiento y me pusiera en marcha. Un desfile de modas con luces un tanto psicodélicas me detuvo por un momento pero recordar que en San José me esperaba más del Art City Tour me empujó a la siguiente buseta. 


pic

pic

pic

pic


Sexta y última parada: Amón Solar. Como si hubiera recorrido cientos de kilómetros, mi país no me dejaba de sorprender con su clima bipolar. Un cielo calmado me daba la bienvenida a lo que sería la parada más bohemia del tour. 


La temática de “Los Okupas” me atrapó de inmediato y al ver que se proyectaba otro cortometraje en uno de los puestos no lo dudé ni un segundo, entré a la burbuja fucsia que me esperaba con una proyección nacional, el shnit hacía de las suyas una vez más en mis planes. 


Entre el silencio de la sala y un sentimiento de satisfacción por lograr llegar a las paradas propuestas al inicio, vi cómo terminaba mi recorrido por las calles josefinas. Calles que por una noche se llenaron de cultura, sonrisas y recuerdos colectivos. 


Quedo a las espera de una nueva edición del Art City Tour y sin duda alguna, sé que en octubre disfrutaré de uno de los festivales de cortometrajes más importantes del mundo, el shnit international Shortfilmfestival.


pic


Periodista: Montserrat Herrera/[email protected]

Fotografías: Augusto Bolaños/Raquel Roque

comments powered by Disqus

Otras noticias destacadas

Disfrute de “Vacaciones en Chepe” con el Art City Tour
Disfrute de “Vacaciones en Chepe” con el Art City Tour
Arturo Pardo será protagonista del filme “El Hombre de la Mancha”
Arturo Pardo será protagonista del filme “El Hombre de la Mancha”
Ahora a disfrutar del Festival Enfocus
Ahora a disfrutar del Festival Enfocus
Encuentre los primeros largometrajes ticos en una colección
Encuentre los primeros largometrajes ticos en una colección
I Congreso Audiovisual
I Congreso Audiovisual
CIT-ULACIT premió a cuatro audiovisuales en concurso de producción
CIT-ULACIT premió a cuatro audiovisuales en concurso de producción